Barotrauma de senos paranasales

El barotrauma  de senos paranasales o sinusal es la segunda patología más frecuente en el buceo deportivo, después de los problemas óticos.

Se produce por la diferencia de presión que se genera durante la inmersión entre las cavidades de los senos paranasales y el medio ambiente, debido a una  mala permeabilidad de los canales de ventilación y drenaje de los senos, llamados ostium. Afecta principalmente a los senos frontales, seguidos de los maxilares.

Dibujo esquemático de los senos paranasales en visión anterior.Dibujo esquemático de los senos paranasales en visión lateral.

 

 

 

 

 

 

Es más frecuente durante el descenso (barotrauma por mecanismo implosivo) que durante el ascenso (barotrauma por mecanismo explosivo).

Todas aquellas situaciones que comprometan la ventilación de los senos paranasales pueden predisponer a sufrir un barotrauma sinusal  durante una inmersión, tales como los procesos catarrales y alérgicos, la rinitis crónica con o sin pólipos o algunas desviaciones del tabique nasal.

La sintomatología característica del barotrauma sinusal es el dolor local (cefalea frontal y/o maxilar)  y la epistaxis o sangrado nasal, y suele comenzar durante la inmersión.

Las complicaciones son poco frecuentes, y generalmente se relacionan con salida de aire a presión hacia espacios circundantes, por rotura de alguna pared de los senos paranasales  o porque ésta estuviese previamente dehiscente, como en el caso de algunas malformaciones o de cirugías previas. Así, se podría producir escape de aire hacia el tejido celular subcutáneo de la cara, produciendo un enfisema subcutáneo, generalmente palpebral, caracterizado por el edema, la crepitación y el hematoma de la zona. Otras complicaciones, como la neumoórbita o el neumoencéfalo son muy poco frecuentes, y suelen estar relacionadas con cirugía endonasal previa.

El tratamiento del barotrauma sinusal es fundamentalmente médico, a base de vasoconstrictores, corticoides y antibióticos, y rara vez requieren tratamiento quirúrgico, el cual, sin embargo sí puede ser necesario para corregir algunos factores predisponentes, como algunas desviaciones del tabique nasal o las poliposis nasosinusales.

Para prevenir los barotraumas sinusales, se evitará bucear en situaciones de congestión u obstrucción nasal. En algunas ocasiones, puede ser aconsejable el lavado de fosas nasales y la utilización de descongestionantes nasales previos a la inmersión.

Pida cita ahora

*(No se atienden consultas médicas por este medio)

 

Enviar

Información para pacientes