Buceador realizando maniobras de compensación durante una inmersión.

Durante la inmersión se producen una variaciones de la presión ambiental, que si no es bien compensadas, pueden originar un barotrauma de oído interno.