Antioxidantes y antiinflamatorios podrían proteger frente a la sordera