Neoangiogénesis

Temas de Actualidad

El tratamiento en cámara hiperbárica consiste en respirar oxígeno puro, al 100%, a presiones mayores a la atmosférica, lo que produce un gran incremento de la cantidad de oxígeno que es transportado por la sangre a los tejidos.

Esta hiperoxia a su vez consigue aumentar la cantidad de factores de crecimiento, que son proteínas liposolubles que activan la proliferación de las células y su diferenciación, siendo capaces, de este modo, de estimular el desarrollo de nuevos tejidos.

La importancia de generar nuevo tejido en un organismo a través de la formación de colágeno y fibroblastos, radica en la posibilidad de ayudar a la cicatrización de heridas y úlceras complicadas, produciendo nuevo tejido de granulación y acelerando la curación de las heridas de tal manera que se acorten disminuyan el tiempo de cierre por segunda intención de las mismas, así como la posibilidad de complicaciones, como la infección.

Dentro del grupo de proteínas a las que denominamos factores de crecimiento se encuentran los factores de crecimiento del endotelio vascular, o lo que es lo mismo, los encargados de formar y generar las paredes de los vasos sanguíneos, que son las vías por las que circula la sangre en nuestro organismo.

Cuando los vasos de mayor calibre se encuentran bloqueados y no permiten el paso de la sangre, o cuando sus paredes son rígidas y la función de estos vasos se ve alterada o disminuida, la circulación colateral es la encargada de que todo funcione lo mejor posible.

Esa circulación colateral está formada por vasos de menor calibre, que recorren zonas más cortas y siguen la dirección de los vasos mayores que están defectuosos.

El Oxígeno Hiperbárico mejora la cicatrización de úlceras complicadas

La oxigenoterapia hiperbárica es capaz, a través de la estimulación de los factores de crecimiento, de crear nuevos vasos totalmente funcionales, lo que se denomina neoangiogénesis.

La ventaja de crear nuevos vasos sanguíneos radica en la importancia del transporte eficaz de sangre periférica a todos los tejidos, que se vuelve aún más imprescindible en caso de úlceras, necrosis, infartos cerebrales o isquemias.

La neoangiogénesis es uno de los muchos efectos terapéuticos de la terapia con oxígeno hiperbárico que ha sido demostrado científicamente.

Dra. Clara Beltrán de Yturriaga,

Presidenta Instituto Español Medicina Hiperbarica

http://institutomedicinahiperbarica.es/