Videonistagmografía

Paciente con alteración del equilibrioAnte un paciente que consulta por vértigo, mareo, inestabilidad o desequilibrio, además del estudio clínico otorrinolaringológico completo – donde la anamnesis es la parte más importante – , los estudios audiológicos y, si fuera necesario, neurorradiológicos, es preciso realizar un examen otoneurológico dirigido  a evaluar el estado de salud y funcionamiento de la porción vestibular del oído interno y las vías nerviosas que conectan éste con el sistema nervioso central. 

El equilibrio corporal  resulta de la integración  de la información visual, propioceptiva y vestibular que llega al sistema nervioso central, desde el que se envían órdenes hacia la musculatura oculomotora y general para posibilitar la corrección postural y la orientación espacial.

La Videonistagmografía computarizada es una técnica que tiene por finalidad el registro por medios eléctricos de los movimientos oculares involuntarios (nistagmos), tanto espontáneos como provocados,  y su posterior análisis informático.

Laberinto

La Videonistagmografía computarizada con estímulos calóricos (VNGcc) es una de las pruebas vestibulares más empleadas, ya que es fácil de realizar y permite el estudio de cada laberinto individualmente, proporcionando  información de gran utilidad para el diagnóstico etiológico y el control evolutivo del vértigo. Tiene como finalidad inducir en el canal semicircular horizontal (CSH) una corriente endolinfática que desplaza la cresta ampollar y provoca así el nistagmo, que es recogido por medios eléctricos.

 

Aparataje empleado para la realización de ENG computarizada

Para realizar el registro de los nistagmos se emplean unas gafas con una videocámara incorporada.
Se realiza un registro inicial, previo a la estimulación, que valora los nistagmos espontáneos: su ausencia o presencia, y sus características (intensidad, dirección…) aportan información que nos ayudará a localizar el origen de los vértigos.

Posteriormente procedemos a realizar las pruebas vestibulares calóricas. El estímulo puede realizarse con agua o con aire frío y/o caliente. Nosotros preferimos el empleo de aire, ya que carece de efectos secundarios incluso en casos de otopatía con perforación  timpánica o  en postoperatorios.

La estimulación con aire caliente (a 44ºC) produce una disminución de la densidad de la endolinfa, que asciende por el canal semicircular horizontal hacia la ampolla (corriente ampulípeta), lo que provoca un nistagmo horizontal con el componente rápido hacia el lado del oído estimulado.

La estimulación con aire frío ( a 30ºC) produce un aumento de la densidad de la endolinfa, como consecuencia de lo cual se produce una corriente ampulífuga y un nistagmo horizontal con el componente rápido hacia el lado contrario del  oído estimulado.

Los valores obtenidos son reflejados en el diagrama de mariposa de Klausse, con el podemos hacer una rápida apreciación de la respuesta de los CSH y su interpretación fisiopatológica.

En las pruebas calóricas podemos encontrar:

  • Hiporreflexia vestibular, por afectación vestibular periférica unilateral (neuritis; Menière, neurinoma…)
  • Arreflexia vestibular unilateral, en las fracturas de peñasco, después de neurectomía del nervio vestibular…
  • Arreflexia vestibular bilateral, en las otopatías tóxicas y en la patología central…
  • Hiperrreflexia vestibular, generalmente bilateral y de origen central.

El análisis de los resultados obtenidos nos permite detectar patología a nivel sistema oculo-motor, neurológica y vestibular, periférica o central.

Estas exploraciones deben ser realizadas por personal entrenado para ello, y deben ser valoradas por el especialista, siempre junto a los datos aportados por la historia clínica, los estudios audiológicos y el resto de pruebas complementarias.

Ver gráfica