Rinomanometría

Paciente con dificultad respiratoria nasal previo a la realización de una rinomanometría

La rinomanometría es una herramienta diagnóstica que se usa para medir de forma objetiva la resistencia en las fosas nasales.

Durante la exploración, el rinomanómetro registra las variaciones de flujo y de presión que se producen en el interior de las fosas nasales en las distintas fases de la respiración, lo que permite valorar de manera objetiva y cuantitativa el grado de permeabilidad de las mismas.

Así, la principal aportación clínica  de la rinomanometría es que nos permite conocer el grado de obstrucción nasal. Dicha obstrucción puede ser secundaria a una hipertrofia mucosa o a una deformidad estructural como puede ser la desviación del tabique nasal.  

Tipos de rinomanometría:

Existen dos tipos diferentes de rinomanometría: la rinomanometría posterior y la rinomanometría anterior, siendo esta última más usada en la práctica clínica, entre otras ventajas porque permite evaluar ambas fosas nasales por separado.

Cómo se realiza una rinomanometría anterior:

Es una prueba no invasiva y  fácil de realizar. Para realizar la prueba se puede utilizar una cánula nasal o una mascarilla facial siendo esta última en principio más precisa ya que la cánula puede valorar una vía aérea nasal falsamente dilatada.

La rinomanometría se realiza con y sin descongestionante, que se aplica en ambas fosas nasales en modo de gotas, spray o algodones impregnados en la solución, y a continuación se procede a calcular la resistencia total. Resistencias por encima de 0.3 pa/ml/seg  se correlacionan con la mala ventilación nasal descrita por el paciente. 

El descongestionante se usa para determinar si la causa del aumento en la resistencia es debido a una hipertrofia mucosa; una marcada mejoría en la resistencia tras el uso del descongestionante es sugerente de la misma.

Si tras la descongestion se produce una disminución en la resistencia menor a un 35%, es más probable una alteración estructural.

Principales aportaciones o ventajas de la rinomanometría:

  • Permite valorar adecuadamente la relación existente entre las deformaciones anatómicas nasales, como las desviaciones de tabique, y su repercusión funcional, evitando sobrestimarlas o infravalorarlas.
  • Permite diferenciar las causas nasales de las no nasales en los casos de insuficiencia respiratoria.
  • Evita la subjetividad del paciente a la hora de realizar el diagnóstico.
  • Facilita la valoración de la eficiencia funcional de los tratamientos médicos o quirúrgicos.
  • Permite estudiar la influencia de determinados factores (vasoconstrictores, alergenos, etc) sobre la función respiratoria nasal, mediante la determinación de ésta antes y después de los test de provocación.

Ver gráfica