Posturografía dinámica computarizada (PDC)

La posturografía es una herramienta más dentro de la batería de pruebas vestibulares, cuya función consiste en medir el balanceo del cuerpo durante diferentes situaciones.

Este balanceo es la oscilación de nuestro centro de gravedad hacia adelante y hacia detrás, así como de lado a lado. Una persona sin alteraciones en su sistema del equilibrio es capaz de mantener su centro de gravedad estable dentro de la base de sustentación sin sobrepasar los límites y por tanto evitar caerse.

Hablamos de posturografía dinámica computarizada cuando, no sólo se mide el control postural estático y dinámico del paciente mediante una plataforma estabilométrica, sino cuando modificamos las informaciones sensoriales, introduciendo una plataforma móvil y un entorno visual referenciado al movimiento.  

La prueba consiste en varios ejercicios de dificultad creciente. En estos ejercicios situaremos al paciente sobre la plataforma de posturografía, la plataforma consta de una serie de sensores simétricamente situados, que miden las fuerzas verticales y horizontales. Mediante la señal recibida por estos sensores se obtiene un registro a lo largo del tiempo.

Las distintas pruebas que podemos realizar con la posturografía dinámica incluyen entre otras:

Desplazamiento máximo voluntario

El objetivo es conocer la capacidad de movilidad del paciente. Para esto se le indica al paciente que se balancee a tres velocidades diferentes, lento, moderado y rápido. En un primer tiempo deberá movilizarse hacia delante y hacia atrás todo cuanto pueda y en un segundo tiempo hacia la derecha y hacia la izquierda igualmente hasta alcanzar los límites de estabilidad y sin caerse.

Test de organización sensorial

Para el test de organización sensorial, tanto la plataforma como el entorno, pueden modificarse para crear diferentes condiciones  en las que el paciente realiza tres intentos. En las primeras condiciones la plataforma permanece fija y en las siguientes la plataforma se encuentra móvil (blanda en nuestro aparato). Así mismo habrá unas condiciones en las que el paciente permanece con los ojos abiertos y otras permanece con los ojos cerrados.

Gracias a estas modificaciones en las aferencias sensoriales, podemos evaluar la contribución relativa de cada uno de ellos al mantenimiento del equilibrio y la capacidad del paciente para adaptarse a aquellas situaciones de conflicto que se le plantean.

Limites de estabilidad

Con este ejercicio se pretende evaluar la máxima capacidad de desplazamiento del paciente con respecto al centro de gravedad en todas las direcciones del cono de estabilidad del paciente.

En este ejercicio, el centro de gravedad del paciente se encuentra representado por una figura en la pantalla, que se encuentra frente a él. Alrededor de éste aparecen cuadrados, que representan los objetivos que el paciente ha de alcanzar desplazando su centro de gravedad. Cuando uno de los objetivos es alcanzado, automáticamente se ilumina el siguiente y el paciente debe (nuevamente partiendo del punto inicial) desplazar el centro de gravedad hacia ese nuevo objetivo.

Para realizar la prueba no se precisa de ninguna preparación previa por parte del paciente, tampoco precisa ser acompañado. La prueba puede durar de 30 a 45 minutos según cada paciente y una vez interpretados los resultados  podremos realizar un programa de rehabilitación con diferentes estrategias para lograr mejorar el equilibrio y de esta forma disminuir o evitar el riesgo de caídas.